Máquinaria

Vida útil del sistema hidráulico: mínimo y máximo

Al trabajar con sistemas hidráulicos, es importante comprender su anatomía dentro y fuera. El uso descuidado de una máquina hidráulica puede reducir drásticamente su vida potencial.

Razones para una vida útil más corta

La razón más común para el deterioro de un sistema hidráulico es la contaminación del fluido hidráulico. Los esfuerzos inadecuados para eliminar los contaminantes del fluido o evitar el reemplazo del fluido hidráulico hasta que ocurra una descomposición severa del fluido, generalmente causan el bajo rendimiento del sistema durante un período de tiempo. Muy a menudo, los contaminantes ingresan al sistema en forma de polvo con metal o caucho, además, el agua atrapada y el aire también contaminan el fluido. Para mantener el fluido hidráulico limpio y claro, es aconsejable inspeccionar las muestras de fluido con regularidad.

La contaminación de fluidos también puede denominarse “deterioro aditivo”, ya que los aditivos son la fuente clave que proporciona al aceite ciertas características específicas. Dado que estos aditivos son más vulnerables a los cambios químicos y físicos, su deterioro puede provocar la descomposición del fluido. El deterioro del fluido a menudo ocurre debido a las altas temperaturas, por lo tanto, se recomienda mantener las temperaturas de funcionamiento del fluido muy por debajo de los 60 grados Celsius (140 grados Fahrenheit). Hoy en día, la mayoría de las unidades de energía hidráulica están equipadas con cambiadores de calor, controles de temperatura y sobretemperatura.

Soluciones para alargar la vida

La vida útil de un sistema hidráulico se puede maximizar al máximo manteniendo un control regular sobre la claridad del fluido hidráulico. Las dos cosas principales que deben cuidarse son los contaminantes de los fluidos y la composición química de los fluidos.

La mejor manera de inspeccionar el fluido es tomar muestras del líquido primero y luego analizarlo. Da una buena idea de si los fluidos o filtros necesitan ser reemplazados o no. Tal análisis también puede ayudar a determinar la viscosidad exacta del fluido, así como a detectar los contaminantes como agua u otras partículas extrañas. Además, también puede resultar útil para calcular la composición química del fluido para saber si aún se puede usar más o no.

Una evaluación cuidadosa de los contaminantes y su fuente dentro del sistema hidráulico es extremadamente importante para evitarlos en el futuro y alargar al máximo la vida útil de un sistema hidráulico.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar